Que mejor forma que subirse a un barco para encontrar de nuevo el rumbo de la vida.